English

 

       

Somalia,

el éxodo del hambre

 

 

En 2011 la peor sequía en 60 años exprimió el Cuerno de África hasta poner en punto crítico la supervivencia de la vida humana. La hambruna declarada por la ONU alcanzó –en palabras del personal médico– cifras fuera de todo registro. Más de 700.000 personas en Somalia estuvieron en serio riesgo de muerte por desnutrición.

 

 
       

 


 

Cada día más de 1.400 personas abandonaban Somalia y llegaban a los campos de refugiados en Kenia. Era la viva imagen de un éxodo de proporciones bíblicas: grupos diseminados de personas cruzando el desierto, absolutamente exhaustos tras 20 días a pie desde sus hogares, tratando de evitar durante su periplo a las milicias, los contrabandistas o las violaciones.

 

 

La mayoría de los recién llegados al superpoblado campo de refugiados de Dadaab se asentaban a las fueras de las fueras. Lejos de todo, en mitad de ninguna parte, un páramo que les dejaba una vez más expuestos al hambre, la violencia de los caudillos locales de la frontera y las epidemias. Unas condiciones de vida muy precarias.

 

 

 

 

All content copyright © 2012 Daniel Burgui Iguzkiza