La revolución de las sartenes islandesas

 

 

 

 

En 2008 y en apenas unos días, Islandia y su economía dejaron de existir, se diluyó como un azucarillo. Sus tres bancos quebraron, su divisa encogió y una deuda diez veces mayor que su PIB le convirtió en el primer país occidental hipotecado con el FMI. Toda la isla fue a la bancarrota.

 

Tras meses pasmados y en silencio, finalmente los islandeses despertaron. Salieron a la calle a pedir responsabilidades a sus políticos. Una revolución a sartenazos sacudió Reikiavik durante semanas. Las mayores protestas en 60 años, incluso los primeros disturbios en la historia.

 

Finalmente en enero de 2009, el Gobierno de Islandia se convierte en el primero en ser tumbado por la crisis. Esa semana fotografié las manifestaciones que en Reikiavik provocaron el colapso del gobierno.

 

 
       

 

 

 

 

 

 

 

 

All content copyright © 2012 Daniel Burgui Iguzkiza