English

 

 

 

 

 

 

Sahara, un exilio en el infierno

 

 

Si existe el infierno su sucursal en la Tierra debe ser la hamada argelina, una descomunal extensión de desierto del Sahara plana, rocosa, achicharrada, desquebrajada, yerma y estéril. De hecho, “hamada” significa “la nada”. No es un lugar para vida, pero allí llevan los últimos 36 años cerca de 200.000 refugiados saharauis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   





 

 

 

 

 
   
     

 

Son los desterrados del conflicto africano que más tiempo lleva sin resolverse. Según la ONU el Sahara Occidental –el pedazo de tierra que España abandonó a su suerte en 1976 y conquistó Marruecos por la fuerza- es el último territorio colonial de África.

Los campos de refugiados que quedaron instalados en esta pequeña esquina del mapa argelino han sobrevivo en este exilio en el infierno formando escuelas, hospitales y organizando una sociedad paralela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

All content copyright © 2012 Daniel Burgui Iguzkiza